Bully

Bully, un documental necesario

Written by Daniela Hermosillo

    La película documental Bully, dirigida por Lee Hirsch y presentada en el 2011 en el Festival de Cine de Tribeca, trata sobre el problema social del acoso, que ocurre con mucha frecuencia en las escuelas públicas de los Estados Unidos. El film presenta las historias de cinco estudiantes―víctimas de este problema―y sus familias, en cuatro estados del país (Georgia, Iowa, Texas, Mississippi y Oklahoma) durante el año escolar de 2009-2010.  Dos de estos estudiantes, Tyler Long de diecisiete años, de Georgia, y Ty Smalley de once años, de Oklahoma, optaron por suicidarse ante el constante abuso físico y emocional que padecían.

    Al comienzo del documental, aparece el papá de Tyler hablando sobre la victimización que vivió su hijo y sobre la necesidad de que las escuelas se involucren en la vida de sus estudiantes. El film está dirigido al público en general, el cual puede contribuir a detener el acoso escolar, y su objetivo es empoderar a todos aquellos que son constantemente intimidados en sus centros de estudio.

    Es muy importante notar que los papás de los niños que eran víctimas del acoso en sus escuelas, no tenían idea de que sus hijos lo sufrían. Por eso, el primer paso para contrarrestar el problema es hacer conciencia sobre ello. El documental no ofrece soluciones que garanticen la erradicación de ese mal social, pero le da una importancia que quizá no se le había dado antes. Por ejemplo, se presenta el caso de Alex Libby, de catorce años, en Sioux City, Iowa, a quien siguen los camarógrafos y lo filman siendo victimizado. Se ve que sus compañeros no le tienen ningún respeto; lo golpean mucho, y nadie hace nada. Además, su hermana le dice que se avergüenza de que sea su hermano. Esto prueba que el acoso ocurre no solo en la escuela, sino también en el hogar.

    La acción del acoso o la intimidación, posiblemente no tiene la intención de dañar tanto, pero la realidad es que puede cambiarle la vida a una persona. El documental deja claro que el acoso escolar puede tener un efecto negativo muy fuerte, y enseña a los adolescentes que ese tipo de acciones puede dañarle la vida a un individuo hasta llevarlo al punto de matarse. La historia de Alex Libby concluye cuando los camarógrafos les revelan a sus papás la constante victimización de su hijo.

    Cuando los papás de Alex acuden a la directora de la escuela para presentarle sus quejas, ésta no les da importancia, pero al darse cuenta de que está siendo grabada, toma acción en el asunto. Esto demuestra la urgente necesidad de cooperación entre padres, escuelas y estudiantes, para combatir el acoso escolar.

    Recomiendo este film a los que se preocupan por el acoso en las escuelas y buscan soluciones. Aunque el documental no ofrece una solución definitiva, abre muchos espacios para interpretación y presenta distintas alternativas, lo que tambien puede ser muy bueno, porque requiere que todos actúen para erradicar este problema social.