Llamado

¡Llamado de Emergencia a los Latinos!

Written by Alfonso Garcia

Últimamente, nuestra comunidad Latina de los Estados Unidos ha estado sufriendo una crisis que a largo plazo va a reclamar más que confort y dinero: vidas.  Vidas que tristemente se podrían salvar, con solo el apoyo del uno al otro y una hermandad única que los Latinos conocen muy bien.  ¿Quieren saber cuál es la crisis? El alto porcentaje de Latinos que necesitan trasplantes de órganos o tejidos, y la falta de donantes en la comunidad de habla hispana. 

De acuerdo a las estadísticas de la Red Unida para Compartir Órganos, existe un número alarmante de pacientes en lista de espera por un órgano.  Señalan que más de ciento diecisiete mil personas esperan trasplantes de órganos o tejidos cada día en los Estados Unidos, y de éstas, casi veintitrés mil son Latinas y Latinos.  Aunque este número no parece tan alto a primera vista, imaginémonos esas ciento diecisiete mil personas en el estadio de béisbol de los Gigantes (AT & T Park), con capacidad para acomodar a cuarenta y cinco mil personas. Tendríamos que llenar el AT & T Park dos veces, y todavía habría gente esperando en las afueras del estadio para entrar.  Siendo del conocimiento general que la cura para un órgano deteriorado ya existe, y que solo requiere de la generosidad humana para resolver el problema, es sorprende que sea tan alta la cantidad de pacientes en lista de espera. 

El programa Done Vida California informa que, “un donante de órgano es capaz de salvar hasta ocho vidas con el regalo de órganos, y mejorar hasta cincuenta con el regalo de tejidos”.  Por el contrario, debido a la falta de estas donaciones, dieciocho individuos de todas las razas mueren cada día esperando una segunda oportunidad.  Un regalo de vida.

Desafortunadamente, los prejuicios que circulan entre la gente y, en particular, en el medio familiar de la comunidad Latina, ha limitado severamente el número de personas que desean inscribirse como donantes.  Creencias como, “la religión no me lo permite”, o, “los paramédicos no van a hacer el esfuerzo de salvar mi vida al saber que estoy registrado como donante”, circulan frecuentemente; y también son la causa de que, por ejemplo, un paciente Latinoamericano en diálisis por seis años, muera por falta de trasplante de riñón.  Son prejuicios injustos y, lamentablemente, falsos.  De acuerdo a Done Vida California, “los médicos están comprometidos bajo juramento a salvar vidas, incluso la vida de los donantes”.
 
Registrarse como donante no implica que uno esté dispuesto a donar en vida; simplemente es un acuerdo de que, al morir, uno tiene el deseo de dar sus órganos a otros seres humanos que necesiten de ellos.  Done vida establece que “la raza, la religión, o posición económica del beneficiario no importa a la hora de distribuir los órganos donados”.

Mel Bearns, de la Red de Trasplantes del Norte de California, ha dicho que, “es importante tomar esta decisión por uno mismo, ya que ante la eventualidad de una muerte, la respuesta a la pregunta sobre la donación será responsabilidad de la familia del paciente fallecido”.  Es de suma importancia que quien tenga intención de donar sus órganos, le comunique su decisión a sus seres queridos, para que éstos estén informados en el caso de que ocurra algo trágico.

De los veintitrés mil Latinos a la espera de donación de órganos, hay diecinueve mil que esperan por un riñón.  Se ha descubierto que los Latinos, al igual que los Afro-Americanos, sufren problemas de riñón debido a sus hábitos alimentarios, y si éstos no cambian, cada vez un mayor porcentaje de Latinos va a necesitar trasplante de riñón. 

Considere registrarse como donante de órganos, ya que miles de personas los necesitan, y una donación puede cambiarles la vida.  De acuerdo a Done Vida California, “su decisión y acción hoy día podría significar un mañana para una madre, un padre, hijo, hija, esposo, o esposa de alguien”.  Yo era una de esas personas en espera, y gracias a un donante de Sacramento, tengo mi vida por delante, estudio en la Universidad de San Francisco, y puedo escribir este artículo para ustedes ahora.  Lo he escrito para hacer conciencia.  Apoyemos a los que, tal vez, en este mismo momento están esperando recibir la donación que los salvará de la muerte.

Para más información sobre la donación de órganos y tejidos, por favor visite la página www.donevidacalifornia.org o, también, la próxima vez que vaya al Departamento de Vehículos Motorizados para recibir su licencia de conducir, responda “¡sí!” a la pregunta sobre la donación de órganos.